El uso de la tecnología y nuestros hijos

16 febrero, 2017

Recientemente he escuchado varias personas adultas, jóvenes y adultos mayores hablar a manera de opinión sobre el uso de la tecnología en los niños, ellos indican las siguientes reflexiones:

  1. La tecnología es la nueva niñera de muchas madres.
  2. Esclaviza a los niños y no los deja jugar en actividades físicas.
  3. No se tomen tantas fotos, eso se ve tonto.
  4. Hay que criar a los niños como se criaban a los niños de antes.

En torno a esto me he puesto a analizar, meditar a la luz de la Palabra, pero sobre todo tratar de autoevaluarme en torno a lo que yo puedo estar permitiéndole a mi hijo.

Lo que sucede

Cuando están de vacaciones escolares y los padres deben trabajar, los niños aunque salgan a parques cercanos, pasan unas cuatro a cinco horas en la casa.

Diariamente así estudien, los niños pasan unas seis horas en la casa, restando por supuesto las horas de sueño.

El tiempo de televisión, aunque no es un aparato novedoso también debemos considerarlo un dispositivo de distracción para ellos.

Qué es lo correcto

He leído en blogs cristianos y de especialistas en niños como psicologos infantiles, también investigué en mamá blogger sobre todo en Instagram que colocan su opinión en cuanto a este tema tan reciente por la accesibilidad a estos dispositivos que estamos viviendo en este siglo XXI.

Lo correcto que todas estas personas coinciden es encontrar el equilibrio, evaluar que están consumiendo, al fin y al cabo eso es información y sea desde un dispositivo tecnológico o en la misma calle pueden consumir información incorrecta que los dañe en su interior y los desvíe del propósito de vida por el cual nacieron.

Entonces no es la tecnología, es evaluar que están viendo, que mensaje le están llegando, hay padres que comparten en familia y van al cine, he visto películas del cine que solo el corte promocional refleja elementos sexuales explícitos y no es acorde ni para niños, ni para adolescentes, por lo que no es evitar los dispositivos sino como padres y representantes de ellos que están en plena formación, decidir cual es la información correcta que deben consumir.

no es la tecnología, es evaluar que están viendo, que mensaje le están llegando y aprovechar la tecnología para bien Clic para tuitear

Reflexión

Juzgar apresuradamente y opinar sobre una época distinta a la nuestra desde el punto de vista del señalamiento, decir “es tonto tomarse tantas fotos”, es quizás un poco ver en nuestra niñez, que “tonterías” cometimos y nada nos pasó, solo es parte de nuestra generación.

Debemos vivir con la seguridad de inculcar valores de vida a nuestros hijos y saber que no están bajo el dominio de nadie, inclusive ni de nosotros, aún ni de Dios, porque en el libre albedrío ellos escogerán, pero eso sí, la decisión dependerá de lo que tengan en su corazón, por eso nosotros los padres debemos llenar su corazón de los frutos del Espíritu.

Debemos vivir con la seguridad de inculcar valores de vida a nuestros hijos Clic para tuitear

Versículos bíblicos

No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno. Juan 17:15

Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Génesis 2:17

Escogí el camino de la verdad; He puesto tus juicios delante de mí. Salmos 119:30
No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. Mateo 15:11

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23

Recomendaciones

Tus hijos y mi hijo se están criando en una generación tecnológica aún si tu naciste entre 1980 a 1994 estás en la generación llamada Millennials y tus hábitos de vida son distintos a los que pudieron nacer antes de esta temporada, por lo cual no debes condenar tal era, sino más bien usarla a tu favor y al favor de Dios para predicar y extender su Palabra en este mundo digital, la cual somos parte en el ahora, tengamos la edad que tengamos.

  1. Coloca vídeos educativos y didácticos, cristianos, recreativos, pero sanos y siempre evalúa de manera amigable lo que consume tu hijo sea en el mundo online o en el offline.
  2. Ten hábitos de vida que reflejen el equilibrio con estos dispositivos, no te sientes a la mesa con el teléfono, trata de tener tiempo en el hogar donde no domine el televisor o algún dispositivo.
  3. No critiques de forma desmedida una generación más bien crea herramientas y soluciones que le permita ser distinto y brillar como hijo de Dios en la época que les tocó vivir.
  4. Acepta la corrección y construye desde lo bonito de tu entorno beneficios para ti y para la formación de tu familia.

¡Dios te bendiga!

 

 

 

Post similares

MariaMullerVer todo los posts

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.