Unidad o codependencia familiar

24 diciembre, 2016

En estos días de navidad quise escribir sobre la familia, sobre todo cuando somos esposas jóvenes no sabemos lidiar con ciertas cosas. La unidad o codependencia familiar es una línea muy delgada entre saber que debemos pasar ciertas fechas juntos para compartir, para tomar una foto en nuestras redes sociales o para nuestro propio ego.

Hace días reflexionaba sobre el mundo de la cocina, he observado varias personas que cocinan y me he dado cuenta que los puedo clasificar en dos grandes divisiones, los primeros son los que cocinan para las demás personas, no le importa si él destaca o no, lo importante es que las personas se sientan a gusto con su comida. La segunda gran división son los que cocinan para tener el control, se ve mucho en hogares donde las mujeres son expertas culinarias y les gusta hacer todo sin ayuda para llevarse el crédito, no preguntan que desean o si lo preguntan es solo para tomarlo de guía pero no van hacer exactamente lo que pide la audiencia, se ve también en restaurantes, de hecho no llegan a triunfar como es debido, no escuchan al cliente, solo desean tener un menú “perfecto”, es decir un menú ajustado a lo que ellos piensan.

Quise poner este ejemplo porque muchas reuniones familiares se generan desde la complacencia de alguien, ohhhhhhhhh no, lo que digo está mal, ¡pues no!, hay que evaluar el transfondo de algo que no está correcto a manera de organizarlo, corregirlo y llevarlo al éxito, ¿Con qué propósito? es simple poder sentirnos bien todos, poder darle significado verdaderamente a la frase: unidad familiar.

Con las redes sociales como generadores de cambios de conductas, muchos se reúnen para la foto más no porque deseo ver a mis familiares en la misma mesa, quizás ambos motivos estén presentes, pero el principal debería ser la unión y no lo que muestro a los demás.

La codependencia es una condición psicológica en la cual alguien manifiesta una excesiva, y a menudo inapropiada, preocupación por las dificultades de alguien más o por un grupo de personas. Dicho en otras palabras, el codependiente desea reunirse con personas con problemas para ayudarlos, para opinar sin que nadie le pregunte, para traer recuerdos amargos al sitio y dañar la reunión.

También puedo mencionar que cuando existe reuniones familiares o de cualquier otra índole hay que ceder, hacer absolutamente lo que alguien diga no anima el espíritu de unidad y compartir familiar.

¿Qué hacer?

Tenemos varias opciones:

Sanar desde la raiz, para esto todos deben querer y cooperar olvidando el pasado, arrancando la página para escribir una nueva.

Cambiar, luego de sanar se debe cambiar, las actitudes también son de la mente, se debe renovar el pensamiento para poder dejar atrás el lenguaje corporal hiriente, para dejar atrás el “yo mando”, para dejar de señalar y procurar el amor.

Empezar por mi mismo, no esperar que nadie cambie para luego yo cambiar, muchas personas cambian cuando otros lo hacen y luego se quieren reunir para hablar de los cambios. NOOOOOOOOOOOOO, se trata de borrar, de no hablar más, de olvidar.

Mótivos y reglas para reunirse en familias

Hablar de los logros.

Felicitar los aciertos.

Escuchar activamente lo que alguien desea decir.

No pisar las palabras de alguien.

No responder cuestiones aisladas que nada tienen que ver con el tema, solo para imponer algo.

Si aún no sana, es mejor que no vaya o si puede ir y dejar las heridas quietas sin sacarlas en ese momento que no es nada adecuado, entonces vaya.

Conozca a su familia, dese la oportunidad de mirar con los ojos del cielo.

No minimice a nadie, todos somos iguales creados por un Dios único, hechos por y para Dios.

Si alguien rompe las reglas, no le siga el juego, no con palabras ni con malos gestos.

No crítique, nadie sabe la gotera del techo ajeno, es mejor observar desde el amor y la comprensión.

La unidad familiar

La unidad familiar no es ser codependiente familiar, se debe revisar el corazón siendo lo más sincero posible de cual es el mótivo para yo reunirme en familia.

No trate de tapar un hueco de soledad que solo Jesús puede llenar, que es el hombre sin Dios tan solo es un muerto en vida, todos necesitamos de él, entonces primero sanese y luego reúnase.

Examínese bien porque desea ir o hacer una reunión familiar, si le gusta el motivo entonces vaya o hágala. Dios nos bendiga a todos.

Post similares

MariaMullerVer todo los posts

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.