Las tareas del hogar y la esposa joven

11 enero, 2017

En estos días hablaba con dos hermanas en Cristo que recién conozco las dos eran mayores que yo, estás a su vez estaban separadas una tiene 3 años separada de su esposo después de 19 años juntos, la otra hermana en Cristo tiene 6 años de separada de su esposo luego de 22 años de estar juntos.

Ambas reflejaban haber superado y aceptado la situación. Contaban sus historias, infidelidades y todo lo que conllevó a separarse.

Otro aspecto que tenían en común era lo arrepentida que estaban (un poco amargadas también) de haber lavado, planchado, cocinado, limpiado y todo aquello que signifique atender al marido. Ellas apartaron las labores de los hijos, pues aún aman hacerlo, pero hablaban de trabajar en sus empleos al igual que sus maridos y aparte los quehaceres del hogar. Esto les llevó a consumir parte de su vida en esta situación.

Yo como esposa joven en constante aprendizaje reflexionaba en este asunto, ¿hasta que punto recae al 100% las labores del hogar en la esposa?.

Meditaba en mi lugar secreto y también leía en la Biblia y entendí este versículo aplicado en esta conversación que tuvimos las hermanas y yo:

Los esposos, por su parte, deben mostrar a sus esposas el mismo amor que Cristo mostró a su iglesia. Cristo se entregó a sí mismo por ella para hacerla santa y la purificó lavándola con agua por medio de la Palabra. Lo hizo así a fin de presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, sin manchas ni arrugas ni nada semejante, sino santa e intachable. Así deben amar los esposos a sus esposas: como aman a su propio cuerpo. ¡El hombre que ama a su esposa se ama a sí mismo! Nadie aborrece su propio cuerpo; antes bien, lo alimenta y lo cuida con esmero. Cristo hace lo mismo con ese cuerpo suyo del que formamos parte: la iglesia. «Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán como una sola persona». Sé que esto es como un misterio difícil de entender; pero ilustra la manera en que Cristo se relaciona con la iglesia. Así que, repito, el esposo debe amar a su esposa como a sí mismo; y la esposa debe respetar a su esposo.
Efesios 5:25‭-‬33 NBD

Aspectos relevantes de estos versículos:

– Mostrar el mismo amor que Cristo mostró a su iglesia.
– Amar a las esposas cómo así mismos.
– Cuidar y alimentar con esmero.
– Ser “como” una sola persona.
– Es un misterioso difícil de entender.
– La esposa debe respetar al esposo.

Esta reflexión acerca de estos versículos me hicieron ver las labores del hogar en la mujer, si el marido muestra su amor para con su mujer existe entonces un equilibrio en las actividades del hogar y la crianza de los hijos, el esposo debe estar pendiente de nuestros detalles y esto debe ser recíproco, pues la mujer hará lo mismo, mejor siempre será dar que recibir.

Ser “como” una sola persona no se refiere como dicen muchos que seremos uno, sino “como”  es entonces el trabajo en equipo, la camaradería y sinergia que debe existir en la pareja.

Es un misterio difícil de entender, porque caer en el extremo asfixiante, desequilibrado o esclavizante no es consecuente con amor y menos como Jesús ama a la iglesia. Cada quien debe tener su espacio, trabajando siempre en mantenerse fiel. A menudo escucho que algún miembro del matrimonio deja de hacer algo porque el otro par no quiere hacerlo, recordemos que de manera individual daremos cuenta al Señor. Por eso Pablo dice es un misterio porque es ser equipo, pero a la vez manteniendo una individualidad sana.

La esposa debe respetar al esposo, no ser la sirvienta, ni pegarse hablar por horas acerca de algún defecto del esposo. El respeto es mutuo e inicia por el respeto hacia uno mismo. Amemos al prójimo como nos amamos a nosotros mismos. Esto implica también respeto comenzando por nosotras mismas.

Hable con su esposo y establezcan el equilibrio sano de actividades, incluya las labores y cuido de los niños, incluya también el ingreso de dinero al hogar. Un Hogar organizado es un hogar exitoso.

Mi práctica diaria con mi esposo:

  • Ambos trabajamos.
  • Ambos colaboramos con la crianza de nuestro hijo.
  • Realizamos deportes o actividades recreativas de manera individual (por ejemplo, el juega ps a mi me agrada salir a tomar café con amigas).
  • En labores del hogar la limpieza profunda lo hacemos ambos, yo por trabajar medio tiempo ejecuto lo diario, no me pesa y me agrada desde muy joven hacerlo.
  • Ambos vamos a reuniones escolares, solo en situación de fuerza mayor va uno solo.
  • Los domingos vamos a la iglesia en familia.
  • Siempre tenemos tiempo de conversación familiar (hijo y padres) y nuestro tiempo de pareja, esto lo hacemos diariamente.
  • Respetamos la privacidad de los teléfonos, pero no lo mantenemos con clave, ni en lugares secreto, yo puedo agarrar él de él y viceversa pero si lo amerita no necesariamente para revisar sus conversaciones.
  • En su caso no tiene redes sociales, yo si tengo y tampoco las tengo secreta.

Dios les bendiga.

Post similares

MariaMullerVer todo los posts

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.