La gran herida del divorcio

4 abril, 2017

El divorcio es un tema muy delicado en la sociedad, muchas personas no tienen nada de tacto al hablar de esto y más si se trata de infidelidad, rápidamente saltan las burlas, las críticas destructivas, pocos entienden que es un momento de silencio.

Un momento donde solo puedes apoyar a ese amigo o amiga que esté pasando por este dolor con oración, con prestarle tu hombros, tus oídos, no es el momento de opinar, se trata más bien de orar y orar para que Dios restaure ese matrimonio y pueda tener misericordia de la persona que está tomando dicha decisión.

La Biblia y el Divorcio

Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?

Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,

y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?

Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla?

El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.

Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

10 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.

11 Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado.

12 Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba.

Tan claro está la instrucción de Dios, que hoy en día seguimos con dudas acerca del divorcio, cristianos que dictan mucho de serlo, pidiéndole carta de divorcio a sus esposas, después de haber hecho pactos ante la ley y ante Dios.

Luego llega la ruina y nos preguntamos dónde está Dios, pero no vemos que hemos quebrantado un principio moral de la Biblia y que Dios es claro con sus leyes.

Vemos personas que van al altar a jurarse amor eterno, pero a los pocos meses se odian y se vuelven enemigos; personas que se casaron por conveniencia, por puro interés particular y egoísta, y ya en el desarrollo del matrimonio se desencantan cuando ven que esta unión exige entrega y sacrifico en aras del bien común. El ser humano está dotado de un profundo sentido de egoísmo que lo lleva a buscar solo lo suyo, a concentrarse en lo personal.

Vemos personas que van al altar a jurarse amor eterno, pero a los pocos meses se odian y se… Clic para tuitear
Muchas personas, por no decir la mayoría, entraron en el terreno de la infidelidad sin ser siquiera conscientes por completo del terreno que estaban pisando. Se trata de una naturaleza que tiene esa tendencia hacia lo carnal y pecaminoso. Una vez que la persona se abre a ese mundo carnal y emocional, termina esclavizada. El cuerpo y la mente le piden más y es cuando viene la ruina, la enfermedad, la amargura y el dolor por haber pecado contra si mismo, contras sus cuerpos.
Cuando la mujer es la que se despierta una mañana y el esposo le dice de manera agresiva o amable que se quiere divorciar y simplemente se aleja, es doloroso, no estoy diciendo que los hombres no sufran, pero estoy escribiendo aquí en un blog donde somos mujeres jóvenes que al hacer votos de amor y de vida con la pareja, cuando todo se hizo bien, se esperó el tiempo correcto, se obedeció a Dios se hace difícil entender por qué ahora somos repudiadas, la impotencia en nuestras emociones, el sufrimiento, la amargura, las preguntas que pasan por nuestra mente, la aflicción del por qué está pasando esto parece infinito, es un momento en dónde surgen tantas preguntas que mejor es sumergirse a los pies del Maestro y solo orar, refugiarse en las alas del Consolador y no saber más hasta que Dios mismo a través de su Palabra nos dirija hacia donde debemos ir.

No te aflijas mujer

Levántate, resplandece, porque ha llegado tu luz y la gloria del SEÑOR ha amanecido sobre ti.
Isaías 60:1
 La luz del Señor se tiene que ver reflejada en tu cara, son momentos en donde tu tienes que confiar más que nunca en el Señor, aferrarte a su promesa, pedir por tu milagro, guerrear, no es momento de dormir bajo una depresión, es el tiempo ideal para saber de qué estás hecha.
La última palabra la tiene Dios. Confía y no temas.
Si quieres que te acompañe en oración, déjame un comentario en está entrada y con gusto estaré orando por ti. Dios te bendiga y traiga consuelo en esta hora a tu vida.
Post similares

MariaMullerVer todo los posts

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.