La amargura inevitable, pero solucionable en nuestra vida

13 diciembre, 2016

Poco se habla de la amargura en estos tiempos, pareciera que motivar es la consigna principal y aunque el barco se esté hundiendo deseamos motivación y no ver dónde está el hueco para taparlo y poder seguir a flote.

Hace un tiempo les compartir que ser positivo todo el tiempo no es tan beneficioso como muchos creen, pues a nivel cerebral y social son muchos elementos que participan, el ser positivo al contrario de ayudarnos nos perjudica y nos programa para desvirtuar la realidad. Observar, medir, evaluar la realidad de alguna situación no nos hace menguar la fe, más bien bajo mi concepción de vida te permite creer más y más, cuando ves que en tus fuerzas no puedes, solo queda rendirte ante Dios, en el caso de poder, entonces sabes y percibes en tu espíritu que hay una parte que siempre hará Dios y otra la harás tú.

Lo que hoy compete es hablar de amargura, esa que uno siente desde las entrañas, yo la he sentido cuando algo no me sale bien, cuando he tenido crisis en cualquier tipo de relación sea familiar, laboral o de estudio, antes de sentirnos fracasados nos amargamos, o quizás viene después, pero lo cierto es que una situación difícil nos amarga antes, durante o después y si no tenemos conciencia de esto puede marcarnos para toda la vida.

Ustedes al igual que yo han tenido en su entorno a personas que después que alguien murió o después de una ruptura amorosa o un fracaso escolar no fueron los mismos, algunos para mejor, en mi caso he visto personas que luego de dejar a la pareja con quienes estaban están mejor tanto en lo personal como en lo financiero y es notorio, se destacan tantos que es inevitable decir “te hizo bien ese abandono” pero el otro lado que no se puede negar son de personas que no les hizo bien, que no pudieron más nunca levantarse y hasta su rostro cambió de tal forma, personas que se quedan esperanzado en un pasado que no podrá ser más, porque el pasado se fue a construir un futuro que para él es mucho mejor y lamentablemente es sin esa persona.

La amargura toca la puerta y no se detiene, es irrespetuosa, quiere pasar a como dé lugar al corazón de uno, yo he luchado con esto, se vuelve en mal carácter, en criticadera al 100% de todo y de todos, le cuesta sacar algo adelante y si lo saca eso se convierte en motivo de ego, pero por dentro hay amargura y frustración porque otras cosas no le dieron resultados.

Ver la amargura de cerca no es nada fácil, no es nada bonito, ni mucho menos dulce, la amargura puede venir por herencia, ¿Por qué no? Hemos visto familias enteras llenas de maltrato y mal carácter por generaciones, desde pequeños el maltrato físico y verbal se aloja en los corazones y el más grande va oprimiendo al más pequeño dejándole su más preciada herencia, la amargura, es la familia amarga, casi nunca han logrado nada, y lo poquito que logran los llenan de prepotencia y los carga más, a menudo también son personas con sobrepeso, pero dicen ellos que son felices, pues con la comida llenan sus ansiedades y falta de afecto emocional terrible que solo Dios puede llenarles, son difíciles de entrar a dejarles un mensaje de amor, fe y esperanza, hay que ir con mucha sabiduría para hacerlo.

La amargura toca mucho más a las mujeres que a los hombres, tan solo observen a su alrededor (de esto también les he hablado) son mujeres que van por la calle con una cara de rabia, tristeza y furia contra los sucesos y personas que no las han tratado bien, mujeres que envidian a otras, mujeres que arregladas o no son mujeres amargadas por no tener lo que querían, ¿Caprichosas quizás? Pues no lo sé, solo sé que si no se vive bajo la voluntad del Padre cuán difícil es tener un corazón alegre.

Proverbios 15:13

El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

El día a día te pondrá decisiones fuertes, momentos únicos amargos o dulces, pero trascendentales para poder decidir conforme a tu felicidad, y la felicidad no es una línea del tiempo perfecta, hablo más bien de superar con ánimo, convicción y fuerza cada día, siempre ten presente que si lo puedes intentar una vez más, aunque eso signifique resetearte para comenzar de nuevo, borrar el pasado por muy exitoso que haya sido el final no es de tu agrado y quieres comenzar de nuevo, y por qué no, digo yo, porque no hacerlo si al final lo que importa es lo que sentimos por dentro.

Salmo 51:10

“Crea en mí un corazón puro, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí”

No disfraces nada, acostúmbrate a examinarte día a día y a llamar las cosas por su nombre, no importa el dolor que te cause el refugiarte en Dios traerá consuelo y amor a tu vida, tampoco te mantengas en ocio, las personas que pierden tiempo mirando la vida de los demás es porque no están felices con las suyas, totalmente aceptable, pero haz algo para estar feliz entonces, muévete bajo dirección divina y sabrás que te llena, en qué eres útil y que es lo que te hace feliz.

Post similares

MariaMullerVer todo los posts

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.