Cuando no puedas más, solicita la ayuda de Dios.

20 febrero, 2017

Tenemos el falso paradigma en cuánto al pedir ayuda, pues muchos creen que se es débil cuando se pide ayuda, y realmente no es cierto, muchas veces le decimos a un amigo/a “te ayudo” a lo que responde “no gracias yo puedo solo”, cuando pasa esto vemos señales claras que no habitan los frutos del Espíritu. (Gálatas 5:22).

Jesús enseñó a sus discípulos a trabajar en equipo y amar al prójimo como a ellos mismos, e igualmente lo hace con nosotros. Ahora bien, clamar también es una forma de pedir ayuda, clamar es saber que la oportunidad que se nos presenta para cambiar nuestra situación, es ¡AHORA!.

 Lucas 18:39

Los que iban delante lo reprendían para que se callara, pero él gritó todavía más fuerte: —¡Hijo de David, ten compasión de mí!

Cuando estamos jóvenes muchas veces no sabemos pedir ayuda, no sabemos clamar, no sabemos recurrir a la persona correcta, o hacer la oración que nos dé más fortaleza e impulso para seguir adelante.

Cuando estamos jóvenes nos rendimos fácilmente, nos zafamos de los problemas huyendo y vemos como pocas personas se atreven a ayudarnos, cuando estamos en la juventud, en la toma de decisiones, en la etapa de crecimiento de nuestras emociones para madurar con rectitud conforme nos dice la escritura y conforme Pablo aconseja a Timoteo se nos hace difícil verdaderamente pedir ayuda y es la razón que muchos caen para no levantarse más o al menos en mucho tiempo.

1 Timoteo 4:12

12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Es un mandamiento no andar con niñadas en la juventud, debemos SER ejemplos porque hemos creído en Jesús, pero qué hay si no podemos, si se nos hace difícil, de qué es muy duro y cuesta arriba, de qué pocas veces entendemos en la juventud que debemos fortalecernos en la oración y en su Palabra.

He allí cuando debemos pedir ayuda, cuando debemos tener autoridades que no nos señalen y nos aliente, es allí cuando debemos decir ¡Hijo de David, ten compasión de mí!

Esposa joven si estás pasando por algo en tu matrimonio, en tu hogar, en tu trabajo, pide ayuda, clama primeramente y encuentra respuesta, consuelo y fortaleza en la oración. Dios te escuchará.

La esposa joven que ora pasa las pruebas más dura de su matrimonio con fe y en victoria.

La esposa joven que ora pasa las pruebas más dura de su matrimonio con fe y en victoria. Clic para tuitear

Entrénate permanentemente

No esperes la prueba para clamar, aprende a ser una esposa joven de oración, no te imaginas lo importante que es esto para tu vida, tus hijos y tu familia.

Corre a los brazos del maestro, no temas, ni te condenes a ti misma siempre porque quizás ayer no fuiste, a Dios le importa tu corazón, no te cuestiones, levántate cada día sabiendo que Dios te ama de manera única, hermosa y provechosa.

Levántate cada día sabiendo que Dios te ama de manera única, hermosa y provechosa. Clic para tuitear

La identidad de hija te hace reconocer tus errores y levantarte e ir hacia tu padre, siempre – siempre con un corazón arrepentido, no te ahogues en el problema teniendo un Padre Poderoso que si le clamas, fiel y justo es para escuchar tu clamor.

Dios es el padre que siempre soñaste, amoroso, tierno y ayudador. Clic para tuitear

Hoy bendigo tu vida, bendigo tus acciones, y le pido a Dios que te ayude y fortalezca en este camino angosto, pero verdadero. Oramos cada miércoles por tu matrimonio u otra petición que tengas no olvides dejarme tu comentario y con gusto estaremos orando por ti. ¡Dios te bendiga!

Petición de oración

Post similares

MariaMullerVer todo los posts

Estoy de paso por la tierra para ayudar a otros. Aprender y Enseñar es lo que amo hacer. Mi lema central es: El conocimiento es parte de la creación de Dios. El camino de la vida es mejor cuando vamos acompañados de personas que nos ayudan a crecer interiormente y a alcanzar nuestros objetivos.